En Japon es concebible arrendar colegas para posar en fotos destinadas a Instagram, convenir a la pareja de acudir a la cita fingida o a falsos familiares para acudir a eventos sociales, servicios que contabilizan con la solicitud creciente.